Lucila España: reflejo de gratitud y aprendizaje
6735
post-template-default,single,single-post,postid-6735,single-format-standard,bridge-core-2.0.5,qode-music-2.0.3,qode-news-2.0.2,qode-quick-links-2.0,qode-restaurant-3.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-4,qode-theme-ver-19.2.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Lucila España: reflejo de gratitud y aprendizaje

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Cuando la constancia y las ganas de aprender forman parte de tu vida, no hay sueños que no puedas alcanzar. Esto lo entiende muy bien Lucila España, quien desde hace 25 años ha venido construyendo la historia de Drolanca.

A la tierna edad de 16 años de edad, Lucila inició su camino en esta empresa en mayo de 1993, siendo la primera aprendiz INCE que tuvo Corporación Drolanca. Habiendo cursado apenas el tercer año de educación básica inicia una carrera que forjó a pulso, a fuerza de disposición, responsabilidad y ganas de aprender.

Al terminar su práctica como pasante luego de dos años, y debido a su excelente desempeño, fue absorbida por la empresa como  personal fijo, siendo asignada al departamento de Archivo, donde comenzó su recorrido.

Lucila se desarrolló en los tiempos donde la tecnología no era como la conocemos hoy, por lo que aprendió con máquinas de escribir, todo lo que tenía que saber sobre el funcionamiento administrativo y contable de la empresa. No en balde, muchos compañeros (ya hoy retirados) le decían cariñosamente “La apapafuegos”, pues cada vacante que surgía, Lucila la ocupaba, lo que le permitió conocer y aprender de primera mano el funcionamiento de casi todas las áreas de la organización. “Drolanca sin querer ha sido mi hogar y mi casa de estudios”, asegura.

Sin embargo, no todo ha sido color de rosa, pues en algunos momentos sintió flaquear y enfrentar adversidades, pero su determinación la sacó airosa y dio la talla en las tareas que le asignaban, lo que permitió asegurar su futuro profesional y el de su familia.

Agradece a Drolanca por todo lo aprendido, por la confianza que la corporación depositó en ella, especialmente a las personas que creyeron en ella y siempre la alentaron a seguir adelante.

Ya son 25 años haciendo carrera en esta empresa, por lo que no se imagina en otro lado. Desea seguir en el país que la vio nacer, en tierras venezolanas, donde están sus raíces, pero también su futuro, principalmente el de sus hijos. “Ellos disfrutaron de todas las actividades que Drolanca en su momento realizó, y para ellos la empresa también formó y seguirá formando parte de sus vidas”, reflexiona Lucila.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.