Rafaela Parra: ejemplo de nobleza y amor por Drolanca
6838
post-template-default,single,single-post,postid-6838,single-format-standard,bridge-core-2.0.5,qode-music-2.0.3,qode-news-2.0.2,qode-quick-links-2.0,qode-restaurant-3.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-4,qode-theme-ver-19.2.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Rafaela Parra: ejemplo de nobleza y amor por Drolanca

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Hay una linda frase que reza: “La grandeza de las personas no se mide por dinero, estudios ni belleza, sino por la lealtad en su corazón y la humildad en su alma”. Y cuando hacemos referencia a estas grandes cualidades se puede describir con facilidad a Rafaela Zenaida Parra, para quien ser noble es un estilo de vida.

Cuenta ya con 25 años de servicio en Corporación Drolanca, y recuerda el día en que llegó a la sucursal de Barquisimeto como si fuera ayer. Inició su trabajo como personal de mantenimiento en el área administrativa, y es tan querida entre sus compañeros de trabajo que dice sentirse como una segunda madre para todos.

Llegó a Drolanca el 16 de agosto del año 1993, recomendada por un amigo que trabajaba para ese tiempo en la corporación. Pronto se hizo muy cercana a toda la junta directiva, ya que recuerda que cada vez que se reunía, ella era la que con mucho amor y sobre todo con un gusto indescriptible preparaba la comida para los directivos. Luego de un tiempo le ofrecen la oportunidad de trabajar en el área de facturación, sin embargo, Rafaela es una mujer con un temperamento noble y rechazó el ascenso para seguir brindando su servicio en el área de mantenimiento.

Dice Rafaela que no hay un día que pase en la empresa en el que no le agradezca a Dios por trabajar al lado de personas que han sido amables y respetuosos con ella, especialmente el Dr. José Rafael Pulido, por su apoyo y confianza durante todos estos años.

Su consejo para aquellos que apenas comienzan su historia en Drolanca, es que se “den a querer”, que sean siempre respetuosos, que la responsabilidad siempre sobresalga en su día a día, y que la puntualidad y la confianza sean sus mejores aliados.

“Estaré en Drolanca hasta que mi cuerpo diga ¡Ya!, Drolanca es mi vida, y así quiero seguir por el resto de mis días aquí”, afirma Rafaela con la convicción del amor correspondido.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.