Santiago Aguirre: “De Venezuela no me voy”
6873
post-template-default,single,single-post,postid-6873,single-format-standard,bridge-core-2.0.5,qode-music-2.0.3,qode-news-2.0.2,qode-quick-links-2.0,qode-restaurant-3.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-4,qode-theme-ver-19.2.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Santiago Aguirre: “De Venezuela no me voy”

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Desde que solo era una idea en la mente de su fundador, Drolanca lleva intrínseco un principio por el que se rige hasta el día de hoy: el activo más valioso es el recurso humano. De allí que tengamos la suerte de contar con trabajadores como Santiago Aguirre, un hombre que ha dedicado casi la mitad de su vida a hacer de esta empresa lo que es en el mercado farmacéutico venezolano.

Nacido en Barquisimeto, la “Ciudad de los crepúsculos”, y con 52 años en su haber, Santiago expresa satisfacción por la vida que Dios le ha dado, siendo padre de cuatro hijos, que le han dado a su vez cuatro nietos y hasta un bisnieto.

Su historia en Drolanca comenzó el 13 de noviembre de 1995 como despachador y surtidor de la sucursal de Barquisimeto, donde demostró gran habilidad debido a su experiencia de casi 30 años en procesos de despacho en la industria farmacéutica.

En sus inicios recorrió distintas áreas, familiarizándose con el proceso operativo de la empresa, lo que le valió que pronto lo dejaran en el chequeo de mercancía. Allí desempeñó su trabajo durante varios años, forjándose el concepto que sus compañeros de trabajo tienen de él: un hombre íntegro con el que se puede contar incondicionalmente, leal, y siempre presto a apoyar a quien lo necesite.

La oportunidad de seguir creciendo le llegó pronto, cuando le proponen el cargo de Jefe de Depósito, lo que le causó una gran emoción por ver el fruto de su esfuerzo, pero también un gran miedo por la incertidumbre de no saber a lo que se enfrentaría. Sin embargo, decidido como es, Santiago superó sus temores, y al día de hoy sigue haciendo su trabajo con responsabilidad, pero sobre todo con calidad.

Siempre ha sido un hombre que reconoce el buen trabajo, y es por ello que siente un gran respeto hacia sus compañeros, “esto no sería posible sin mi equipo de trabajo”, señala.

Agradece siempre por la confianza y el respeto que le han brindado durante este tiempo, “son el mejor equipo de trabajo que me ha tocado”, afirma.

Tras 23 años de trabajo tesonero, hoy son muchos los logros personales que ha alcanzado, pues gracias a esto pudo construir su casa con sus propias manos, darle educación a sus hijos, y a pesar de no contar con estudios profesionales supo aprovechar cada oportunidad que Corporación Drolanca le ha brindado en todos estos años.

Es por esto que aconseja a las nuevas generaciones que no le tengan miedo al trabajo honesto y bien hecho, que es el único que brinda satisfacción, pero sobre todo se debe ser íntegro, y cuidar de su credibilidad como su mayor tesoro.

Asegura que seguirá luchando por el país, ya que ama cada pedacito de él, “de Venezuela no me voy, nada como nuestras tierras, nuestras costumbres, nuestra gente”, afirma.

Sin duda un hombre a carta cabal, digo de respeto y admiración, que con sus valores siegue siendo Constructor de nuestra Historia.

 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.